Los Kei Cars se convirtieron hace ya mucho tiempo en un símbolo del país nipón. La transción ahora iniciada hacia la movilidad eléctrica no ha modificado el gusto de los japoneses por este tipo de vehículos, sino todo lo contrario.

En mayo de este año, Nissan y Mitsubishi iniciaron la comercialización de dos vehículos que se ajustan a las especificaciones de lo que podemos entender por un Kei Car, pero en esta ocasión empleando un sistema de propulsión eléctrico. El Nissan Sakura Mini EV y el Mitsubushi eK X EV han roto desde entonces todos los registros en lo que a volumen de ventas se refiere.

En tan solo un par de meses, hacia mitad del verano pasado, Nissan había registrado 23 mil reservas del Sakura Mini EV. Una cifra que superaba las ventas agregadas en el país de modelos eléctricos de cualquier marca durante todo el año 2021. Pero eso no es todo, ya que el número de reservas siguió creciento mes a mes, hasta alcanzar las 35 mil en el mes de septiembre.

La enorme demanda del Sakura Mini EV ha superado por completo las previsiones de Nissan, hasta el punto de que este pasado 1 de noviembre el fabricante japonés se ha visto obligado a anunciar que, de forma temporal, no va a aceptar más reservas. Una decisión que se justifica por el hecho de que los últimos clientes en realizar una reserva estaban teniendo que afrontar un periodo de espera hasta la entrega del vehículo de más de un año.

Tanto Nissan como Mitsubishi están trabajando para incrementar el volumen de producción de ambos modelos y poder así dar respuesta a la enorme demanda existente. Como resultado, se espera que en 2023 se pueda incrementar en hasta un 20 por ciento el número de entregas.

El Sakura y el eK X EV equipan un motor en el eje delantero de tan solo 47 kW y 195 Nm de par, alimentado por un pack de baterías de 20 kWh de capacidad. Aunque pueda parecer poco, dado el reducido tamaño y peso de ambos modelos, es más que suficiente para recorrer unos 180 km bajo el ciclo de homologación WLTC japonés.

El éxito de Nissan y Mitsubishi ha llevado además a otros fabricantes nipones, como Suzuki y Daihatsu, a planear el lanzamiento al mercado de sus propios Kei Cars eléctricos. Un movimiento que no es en absoluto extraño, si tenemos en cuenta que este segmento del mercado representa en Japón el 40 por ciento de todas las ventas de vehículos.

Mas noticias